Функционирует при финансовой поддержке Федерального агентства по печати и массовым коммуникациям

La cruz ortodoxa en el cielo de Amsterdam

6 Septiembre 2011
En el año 2010, en Ámsterdam, fue inaugurado el Centro de Teología Oriental-Ortodoxa, que realiza sus actividades en la facultad de teología de la Universidad Libre de Ámsterdam. Ofrecemos a nuestros lectores la entrevista tomada por Anatoly Holodyuk a Mijaíl Bakker, Doctor en Filología, Director del Centro de Teología Ortodoxa y diácono de la Iglesia de San Nicolás del Patriarcado de Moscú en Ámsterdam.

 

Anatoly Holodyuk: Padre a los diáconos ortodoxos tambien se les denomina “padres”. - Not. trad.) Miguel, ¿cuándo a Usted le surgió la idea de la creación de un Centro de Teología Oriental-Ortodoxa?

 

Diácono Mijaíl Bakker: Recuerdo como al final del verano del año 2009 yo conversaba con un amigo que es profesor de la Facultad de Teología de la Universidad Libre de Ámsterdam. Él me relaba a mí que un creciente número de comunidades religiosas de nuestro país ofrecen a sus miembros recibir educación teológica en su universidad. Me señaló que, “sólo los ortodoxos no están presentes”. Como diácono de la Iglesia Ortodoxa yo le di ejemplos concretos que demuestran el hecho de que en los últimos años en Ámsterdam, así como y en todo el país, ha crecido significativamente el interés de las personas por la ortodoxia. Mi amigo me sugirió organizar un encuentro con el Decano de la facultad de Teología, profesor Wim Yanse. Durante esta reunión yo escuché de los labios del Decano, que la Universidad Libre “con todo gusto apoyaría la idea y ofrecería dentro de sus paredes un lugar para la Ortodoxia como una de las tres importante denominaciones del cristianismo”. Al mismo tiempo, el profesor Wim Yanse me convenció de que era precisamente en la Universidad Libre en donde se podría organizar en los Países Bajos un Centro Científico Ortodoxo. Por cierto, nuestra Universidad Libre, fundada hace 130 años atrás, es la mayor institución cristiana de educación superior de los Países Bajos. Durante esta conversación fue que comenzamos a construir planes para la creación del futuro centro. La conversación con el decano fue la que propició el surgimiento de la idea de la creación del Centro de Teología Ortodoxa de Ámsterdam (Ámsterdam Centre for Eastern Orthodox Teology, abreviado - ACEOT).

 

A.H.: ¿Y cuánto tiempo pasó desde aquel memorable encuentro hasta el momento cuando Su idea se hizo realidad?

 

Diác. M. Bakker: Nosotros consideramos el 28 de Mayo de 2010 como el día oficial de inauguración del ACEOT. El Centro fue creado bajo la bendición de la Comisión Episcopal para el Benelux, cuyos miembros incluye a todos los prelados de las Iglesias Ortodoxas Autocéfalas presentes en los Países Bajos. Ese mismo día memorable para nosotros, el profesor de patrística y bizantinismo, miembro de la Academia Británica, Arcipreste Andrew Louth impartió a los reunidos una conferencia sobre: “El carácter de la teología ortodoxa”. El padre Andrew es no sólo un conocido teólogo ortodoxo, que ha escrito deceneas de libros y artículos, si no que también es el superior de una parroquia del Patriarcado de Moscú en Durham, en el Reino Unido. Él ya está en retiro, así que por eso yo le pregunté sobre su deseo de ayudar al ACEOT y dar conferencias en calidad de profesor visitante. Para mi alegría, el científico dió su consentimiento, y el rectorado de la Universidad lo nombró para el puesto de profesor visitante.

 

A.H.: Creo que Ustedes celebraron no sólo el día de nacimiento del ACEOT, ¿sino que más tarde y lo consagraron?

 

Diác. M. Bakker: ¡Sí!, fue un acontecimiento memorable en nuestra ciudad. La consagración del ACEOT tuvo lugar el 21 de octubre de 2010 en el auditorio de la Universidad Libre. Es de destacar que a la pequeña consagración del agua asistieron miembros de la recientemente creada en Holanda Conferencia de obispos ortodoxos de los países del Benelux, encabezada por su presidente el Mitropolita Pantaleimon. Santo Patrono del ACEOT elegimos a San Máximo el Confesor, que era conocido por ser no sólo un gran padre de la Iglesia, sino también como un vínculo entre Oriente y Occidente. A la consagración y oración le siguió el inicio del primer simposio científico organizado en el marco del ACEOT. El simposio, titulado "El mundo en la teología ortodoxa". El discurso de apertura estuvo a cargo del Mitropolita de Diokleia, Kallistos, de Oxford y del sacerdote Andrew Louth.

 

A.H.: ¿Cuáles son las metas y objetivos del Centro dirigido por Usted?

 

Diác. M. Bakker: El objetivo del ACEOT es estimular las investigaciones científicas en el campo de la teología ortodoxa, la difusión de la Ortodoxia en Europa, así como también la educación y recapacitación profesional de capellanes ortodoxos para los sistemas penitenciario, de salud y de las fuerzas armadas. A los pocos meses de su existencia nuestro Centro ha atraído la atención pública tanto en Amsterdam, así como y en toda Holanda. De muchos países nos llegan peticiones de personas que desean escribir tesis doctorales. Además de esto, se establecen activamente contactos con diferentes escuelas teológicas. Ahora estamos considerando un proyecto de cooperación con la Sociedad Bíblica de Holanda sobre la traducción de los Salmos, en la traducción Septuaginta, al idioma holandés. Este trabajo sería una valiosa contribución al desarrollo de los Servicios Divinos en idioma holandés.

 

A.H.: ¿Quiénes son los constantes asistentes a las conferencias de su Centro, y qué formas de trabajo en él prevalecen?

 

Diác. M. Bakker: Básicamente, a nuestro centro, asisten holandeses, que tienen interés por la ortodoxia. Sin embargo, a las conferencias, que, dicho sea de paso, es nuestra principal forma de trabajo (excepto, por supuesto, las tesis de investigación que se llevan a cabo), asiste y el clero ortodoxo de los Patriarcados de Constantinopla, Moscú y Serbia, así como y algunos cristianos ortodoxos que, por las razones que sean, han emigrado a nuestro país. Y las conferencias se llevan a cabo no sólo en el aula universitaria, sino también en el museo "Hermitage Amsterdam", que exitosamente desde marzo de este año presenta la exposición "Brillo y gloria: El arte de la Iglesia Ortodoxa Rusa". Conjuntamente con el museo nuestro Centro ha organizado una serie de conferencias sobre el arte y la espiritualidad en la tradición ortodoxa rusa. Por cierto, una de las conferencias de este verano denominada "Monaquismo y espiritualidad" fue dictada por un invitado de Moscú – el Archimandrita Kirill (Govorun). Yo, como director, estoy muy satisfecho de esto, ya que nada parecido había ocurrido en nuestra capital hace ya dos años. Yo personalmente estoy, desde el inicio del trabajo de nuestro Centro, por el establecimiento de vínculos más estrechos entre el ACEOT y el Postgrado y doctorado general de la Iglesia de nombre de los santos Cirilo y Metodio, así como y con otras instituciones de educación ortodoxa en Rusia. Ya tenemos un científico que ha comenzado a trabajar en el plan para una tesis teológicas. Y hemos contado más de diez personas que desean escribir una tesis. Ellos son representantes de nuestro país, del Reino Unido, EE.UU., Canadá, Serbia, Bulgaria, Rumania y Sri Lanka.

 

A.H.: ¿Cuál es la relación de los miembros de las otras religiones en su país hacia la Iglesia ortodoxa en general y, en particular, hacia su proyecto?

 

Diác. M. Bakker: Durante un poco más de un año, en que estoy al frente del ACEOT, sólo puedo destacar el gradual y creciente interés hacia la Ortodoxia y su teología, así como y en general hacia toda la Iglesia Ortodoxa. Esto se aplica tanto a la comunidad científica, como y a la población en general de nuestro país. Hasta hace poco, en nuestro país, por supuesto, podíamos ver muchos prejuicios acerca de la ortodoxia. Entre la gente común y en los círculos académicos simplemente no era suficiente la información sobre la Iglesia Ortodoxa y en general sobre el cristianismo. Ahora es notable el creciente interés entre los protestantes y los católicos por estudiar la historia de la Iglesia y las obras de los Santos Padres. Paralelamente al desarrollo de este interés ellos conocen los fundamentos de la ortodoxia. Por ejemplo, hace veinte años, para mí era difícil imaginar que yo, como diácono de la Iglesia Ortodoxa, pudiera caminar por una universidad calvinista con un incensario humeante. Y ahora... el propio rector considera que la consagración del ACEOT es un hecho memorable en la historia de la universidad. Hoy en día es posible notar el gran cambio que se produjo en la conciencia de los fieles de las iglesias tradicionales de Ámsterdam. Por ejemplo, científicos del campo de los católicos y protestantes antes creían que el uso de la traducción ortodoxa griega del Antiguo Testamento (la Septuaginta), supuestamente, era "por su falta de educación". Sin embargo, sabemos que el texto de la Septuaginta fue creado mucho antes que el texto hebreo existente, así como el hecho de que el texto del Nuevo Testamento cita a la Septuaginta. Y ahora este punto de vista ortodoxo encuentra mucha más comprensión entre los católicos y protestantes. Lo mismo es aplicable a la liturgia, la espiritualidad y los ritos, los cuales han despertado un gran interés en Occidente. La ortodoxia, precisamente, y mantiene esta antigua tradición que Occidente, en gran medida, ya ha perdido.

 

A.H.: ¿Cuál es el contenido del programa que sirve de guía al Centro para la difusión de la teología ortodoxa?

 

Diác. M. Bakker: Nuestro programa académico en el próximo año consistirá en una serie de ocho conferencias sobre los principales problemas de la introducción a la teología ortodoxa. Una editorial de influencia, en un futuro próximo, publicará el contenido de nuestras conferencias. El trabajo principal, en un futuro próximo, estará concentrado en los proyectos de tesis. Nosotros comprendemos que por ahora no estamos en capacidad de organizar una educación de licenciatura de pleno derecho en nuestro Centro. Es mejor para los estudiantes de posgrado el haber recibido una educación básica en un medio ortodoxo.

 

A.H.: El centro ha estado en existencia por más de un año. ¿Cómo describiría los primeros resultados de sus actividades?

 

Diác. M. Bakker: Es de mi conocimiento que muchos expertos, en Holanda y en Rusia, siguen con gran interés el desarrollo del ACEOT. Si hablamos de los primeros resultados de nuestro centro, entonces, son los siguientes. Hemos establecido y mantenido estrechas relaciones con el Ministerio de Justicia de los Países Bajos, donde se ha desarrollado un sistema efectivo de apoyo espiritual a las personas que cumplen condenas en prisión. Si nuestro gobierno responde positivamente a la petición de la Conferencia de obispos ortodoxos, entonces, el Ministerio de Justicia permitirá también a los sacerdotes ortodoxos trabajar con los reclusos. Por supuesto, tendrán que cumplir con ciertos requisitos educativos. Nuestro Centro está interesado en participar en la preparación de los sacerdotes ortodoxos. En todas nuestras parroquias es muy grande la necesidad del alimento espiritual para los creyentes. Para los colaboradores de nuestro Centro la teología ortodoxa es algo más que una común disciplina académica. Acuerde que es claro, el sentido de la fe ortodoxa se puede mucho mejor comprender mediante la participación en los Servicios Divinos ortodoxos lo que se puede hacer en nuestra iglesia de Ámsterdam o en otras iglesias.

 

A.H.: ¿Qué significa personalmente para usted ser director del ACEOT?

 

Diác. M. Bakker: Yo nací en los Países Bajos en una familia protestante, estudié en la facultad de estudio del idioma eslavo y me dediqué al eslavo eclesiástico. Defendí una tesis, y hace 27 años atrás me convertí a la ortodoxia, soy diácono de la parroquia de San Nicolás del Patriarcado de Moscú en Ámsterdam.

 

Diré con franqueza, yo del todo no sospechaba que octubre de 2009 marcaría el inicio de un período fructífero y muy intenso en mi vida. A este momento yo ya había logrado cierto equilibrio en el ejercicio de las funciones de esposo, padre de tres hijos, diácono y asesor estratégico de la policía de los Países Bajos. Me he dado cuenta que desde entonces la falta de sueño ha sido en mí un fenómeno crónico. Incluso comencé a no tener tiempo libre para jugar con mis hijos al fútbol! Y todo esto porque yo también tengo el deseo de preparar una segunda disertación sobre el tema de la teología ortodoxa. Por mi educación soy eslavista, y mi primera tesis estaba dedicada al problema de las traducciones de la Biblia al idioma eslavo eclesial. Si hablamos de lo que estoy haciendo ahora como director del Centro, entoncés, hablando en sentido figurado, yo reuno el conjunto de las piezas de un mosaico que ya tenemos, pero que todavía están dispersas. Durante este período como director del Centro estoy ocupado la mayor parte del tiempo no en cuestiones teóricas, sino en cuestiones prácticas y la búsqueda de patrocinadores para nuestra causa. Es importante para mí que algunas personas y organizaciones presten apoyo financiero a nuestra iniciativa.

 

A.H.: Dígame, ¿cuándo en la historia de su ciudad y de su país apareció la primera iglesia ortodoxa?

 

Diác. M. Bakker: La primera cruz ortodoxa, bajo el cielo de Ámsterdam, apareció ya en la segunda mitad del siglo XVII. Ya desde entonces existía en la ciudad la Iglesia Greco-Ortodoxa Rusa, y el Servicio Divino se llevaban a cabo en una pequeña capilla en honor a Santa Ekaterina. En los servicios religiosos se podían ver a diplomáticos rusos y sus familias, así como a marineros rusos y griegos y a comerciantes. En el siglo XIX, después de que tuvo lugar el matrimonio entre el rey Guillermo II con la princesa rusa Anna Pavlovna, en el Palacio Real de La Haya apareció una capilla ortodoxa, que en Holanda la llamaban "La Iglesia Rusa". Se han conservado evidencias de que esta capilla fue una fuente de inspiración y el lugar donde los holandeses conocían la tradición ortodoxa del pueblo ruso.

 

A.H.: ¿Y cuánta parroquías hay ahora en el país?

 

Diác. M. Bakker: Hoy en día en Holanda hay tres monasterios ortodoxos y 27 parroquias ortodoxas de las difenrentes Iglesias Autocéfalas: de Rusia (Patriarcado de Moscú y de la Iglesia Rusa en el extranjero), de Bulgaria, de Serbia, de Constantinopla y de Rumanía. El comienzo de la amplia difusión de la Ortodoxia en Holanda fue para los años 40, cuando dos monjes católicos, Jacobo Akkersdeyk y Andrián Korporal, fueron aceptados en la Iglesia Ortodoxa. Más tarde ellos fundaron una parroquia ortodoxa en La Haya y un monasterio en nombre de San Juan Bautista. Nosotros tenemos tres monasterio abiertos: el monasterio femenino en Asten en honor de la Natividad de la Santísima Virgen María, fundado en 1989; el monasterio masculino (desde 1999) en Himmelume de San Nicolás de Myra, y el monasterio antes mencionado en La Haya. Este último fue fundado al principio como monasterio masculino bajo la jurisdicción de la Iglesia Rusa en el extranjero, pero ya desde 1974 ha funcionado como monasterio femenino bajo la jurisdicción de la Iglesia Ortodoxa Rusa (Patriarcado de Moscú). En agosto de 1972, cuando Jacobo (Akkersdayk), obispo de La Haya, se pasó a la jurisdicción de la Iglesia Ortodoxa Rusa (Patriarcado de Moscú), se crea la diócesis de La Haya y los Países Bajos del Patriarcado de Moscú, que es encabezada por el arzobispo de Bruselas y Bélgica, Simón (Ishunin).

 

A.H.: ¿Y cuándo fue establecida en Ámsterdam su parroquia?

 

Diác. M. Bakker: Nuestra parroquia de San Nicolás ha existido desde 1974. Su fundador se considera un pequeño grupo de creyentes ortodoxos, que decidió consagrar la parroquia a San Nicolás, quien, por cierto, es el santo patrón de Ámsterdam.

 

Al principio los servicios religiosos se celebraban en una antigua capilla de la iglesia católica. Desde diciembre de 2006 nuestra parroquia está localizada en el territorio del que fue un antiguo monasterio católico de la Orden de los Frailes Menores Capuchinos. Ya los habitantes del sitio holandés de Jordán, en el centro de Ámsterdan, están acostumbrados a los sonidos de los cantos ortodoxos. Ellos miran con interés las procesiones religiosas que son organizadas por nuestra parroquia en los días de las grandes fiestas ortodoxas.

 

A finales del siglo pasado nuestra parroquia era bien pequeña, y estaba conformada de holandeses y rusos. En los últimos años ha crecido considerablemente y ahora es la mayor de las seis parroquias de la Iglesia Ortodoxa Rusa en los Países Bajos. En nuestra parroquia hay más de 200 personas, que representan a más de 20 nacionalidades diferentes.

 

Los Servicios Divinos se realiza en dos idiomas – eslavo eclesial y holandés. El rector de la Iglesia de San Nicolás es el arcipreste Sergey Ovsyannikov. Los clíricos de la parroquia son: el hieromonje Serafín (Standhardt) y el padre Hildo Bos. Tenemos dos diáconos – John Syuter y yo. En Ámsterdam, la parroquia es conocida. En ella funciona un Centro de Información y una biblioteca ortodoxa, donde hay más de cinco mil libros. Tenemos una escuela dominical para niños de 4 a 13 años. Las lecciones son en holandés, que se llevan a cabo en tres grupos divididos según la edad. Además, tenemos cursos de iconografía. Y para los amantes de la música sacra rusa ha sido creado el coro "Octoechos". Por iniciativa de la parroquia en Ámsterdam se ha abierto una escuela Rusa (de carácter secular), que ha existido durante ya 12 años y cuenta con aproximadamente 100 estudiantes de diferentes edades, desde 3 a 16 años.

 

A.H.: ¿Qué otras ideas Usted, junto con sus colegas del ACEOT y los feligreses, les gustaría implementar?

 

Diác. M. Bakker: Usted sabe, algunos de nuestros feligreses me han hecho a mí, como diácono, el siguiente señalamiento: "Muchos niños vienen con sus padres los domingos a la iglesia. Hay tanto ruido ahora a la hora de los Servivios Divinos!". Personalmente estoy feliz por eso. Muchos niños - qué bueno!. Es decir, crece el número de ortodoxos en Ámsterdam. Las preguntas que nos formulan los niños nos obligan a nosotros, los adulton, a profundizar más en el conocimiento de nuestra fe.

 

Si hablamos de otras de nuestras intenciones, entonces, nosotros mucho quisieramos que el gobierno holandés, de la manera más inmediata posible, reconociera a la ortodoxia como religión oficial en el país. En septiembre de este año tendremos una conversación con representantes de tres ministerios.

 

A.H.: Muchas gracias por tan interesante conversación.


добавить на Яндекс добавить на Яндекс