Функционирует при финансовой поддержке Федерального агентства по печати и массовым коммуникациям

Entrevista con el Mitropolita Hilarión (Alfeev): "El futuro de la Ortodoxia depende de la fidelidad a la Tradición de la Iglesia"

13 Febrero 2012
En la entrevista que brinda al portal "Bogoslov.Ru" el presidente del Departamento de Relaciones Exteriores del Patriarcado de Moscú y presidente de la Comisión Sinodal Biblica-Teológica, el Mitropolita Hilarión (Alfeev), respondiendo a las preguntas del redactor jefe del portal, habla sobre su visión del papel y el lugar de la Comisión que él encabeza en la vida contemporánea de la Iglesia, sobre problemas teológicos a los que se enfrenta la Iglesia Ortodoxa de hoy. El Mitropolita también aborda los problemas que se refieren a la preparación y convocación del Concilio Pan-Ortodoxa. Algunos de los temas tratados no se limitan sólo a estas preguntas.

Arcipreste Pavel Velikanov: Su Eminencia, el 05 de octubre de 2011 Usted fue nombrado para el cargo de presidente de la Comisión Sinodal Biblica-Teológica. La alta dirección de la Iglesia Ortodoxa Rusa lo ha elegido precisamente a Usted para encargarle una tarea muy delicada y multifacética – dirigir la actividad de la Iglesia en el campo de la teología. Me gustaría saber cómo ve Usted el papel y el lugar de la Comisión en la vida actual de la Iglesia. ¿Existen planes para hacer de la Comisión una especie de "principal Instituto de Investigaciones Científicas" "comisión de expertos", o se mantendrán sus funciones sin cambios?

Mitropolita Hilarión (Alfeev): En primer lugar me gustaría hacer hincapié en que ante la Comisión Sinodal Teológica y, en consecuencia, ante su presidente nunca ha estado el problema de "dirigir la actividad de la Iglesia en el campo de la teología". A diferencia del ministerio episcopal, por ejemplo, que es principalmente un servicio de gestión (1 Cor. 12:26-29), pero también de preservación de la Tradición doctrinal y canónica de la Iglesia, el ministerio teológico tiene una vocación especial, que requiere para su funcionamiento, además de la fidelidad a la Iglesia, el correspondiente nivel y capacidad para el pensar teológico. Hoy ante nosotros está la tarea no de “dirigir a la teología”, sino de crear las condiciones que garanticen a la nueva generación de teólogos ortodoxos el desarrollo de esas cualidades.

La Comisión, por definición, no es una insitución teológica-científica, sino que desempeña la función de Consejo Consultivo, que por encargo del Patriarca y el Santo Sínodo trabaja en temas concretos, de manera colectiva da respuestas a preguntas formuladas. Esta es su tarea principal.

Con respecto a otras formas y actividades de la Comisión, esperamos discutirlas en la próxima sesión plenaria.

Arcipr. P.V.: Monseñor, usted es un teólogo, por derecho, reconocido tanto por la comunidad científica nacional e internacional. Desde su punto de vista, ¿cuáles son los problemas teológicos más agudos que se presentan hoy ante la Iglesia Ortodoxa en su conjunto? ¿Existen tales problemas resolución de los cuales, en realidad, depende el futuro de la ortodoxia?

Mit. Hilarión: La actual Iglesia Ortodoxa conserva el legado de la comunidad cristiana apostólica y en este sentido es principalmente la Iglesia de la Tradición. El futuro de la Ortodoxia depende de la fidelidad a la Tradición de la Iglesia – de aquella fidelidad que mantuvo la Iglesia en las más diversas condiciones históricas durante siglos.

A diferencia de ciertas comunidades cristianas, de tendencia liberal, la Iglesia Ortodoxa no requiere ningún tipo de reconsideración o de reinterpretación de su doctrina teológica y moral. Cuando los eruditos religiosos: patrólogos, historiadores, liturgistas, y representantes de otras disciplinas, en el curso de sus investigaciones se enfrentan a algunos problemas, estos no se refieren a la fe como tal, sino que son particulares, problemas específicos, que surgen en cualquier ciencia seria.

Existe en realidad un problema muy agudo y actual, completamente teológico, a como lo es, la misión contemporánea de la Iglesia. En este caso nos estamos refiriendo no al contenido de la predicación propiamente dicha por parte de la Iglesia, sino más bien sobre lo que se tiene que hacer para que el sermón de la Iglesia, en las condiciones actuales, sea coherente y eficaz. Después de todo, la teología es no sólo profundizar en el contenido de la doctrina dogmática y moral de la Iglesia, sino que también es anunciar, es una manera especial de proclamar al mundo, de hacer llegar a las personas las verdades de la fe, utilizando para esto los más diferentes medios. No es de extrañar que el famoso defensor de la veneración de los iconos, Patriarca de Constantinopla, Nicéforo, utilizara la expresión "melodía de la teología".

Hoy en día ante nosotros está la tarea de encontrar aquellas formas de exponer la doctrina de la Iglesia, que permitan dar una respuesta adecuada acerca de nuestra esperanza a las personas que nos rodean, que por ahora aún están muy lejos de la Iglesia o están en camino hacia ella.

A cumplir esta tarea sirve, en particular, el trabajo que se realiza en la composición del Catecismo, que se efectua ahora en los marcos de la actividad de la Comisión Sinodal Biblica-Teológica.

Arcipr. P.V.: En estos últimos tiempos, intensamente, se viene discutiendo sobre la preparación y celebración del Concilio Panortodoxo. ¿Qué tan activo es el proceso de su preparación? ¿En qué ve Usted el rol de la Comisión Bíblica-Teológica en la preparación de este significativo Concilio para todas las Iglesias Autocéfalas- de hecho, hay una serie de cuestiones, en particular, la cuestión de la primacía, que se resuelve de diferentes maneras precisamente por causa de las divergencia de las "vías de la teología?"

Mit. Hilarión: Ya he tenido varias veces la oportunidad de detenerse sobre las cuestiones relativas a la preparación del Concilio Panortodoxo. La preparación del Concilio se viene llevando a cabo ya desde hace medio siglo, a veces se activa, otra veces decae. Han sido ya acordados los puntos de vista de las Iglesias Ortodoxas Autocéfalas sobre varios temas de la agenda. En el curso del diálogo inter-ortodoxos hemos regresado hoy de nuevo al debate sobre cuál debe ser el Concilio. Debo decir que esta discusión es parte del mismo proceso conciliar, que lo podrá coronar solo el mismo concilio.

Puede ser que algunos de los temas polémicos, en los que no se tiene aun consenso, sería mejor no discutirlos en el Concilio, sino dejarlos para un futuro. Los problemas a los que me estoy refiriendo son el problema de la primacía en la Iglesia Ortodoxa, así como cuestiones relacionada a ella, como lo son la concesión de autocefalía y el díptico.

En lo que se refiere al problema de la primacía, es necesario decir, que en los marcos de la Comisión Sinodal Biblica-Teológica se está llevando a efecto un serio trabajo investigativo sobre este tema. Con base en el análisis histórico, canónico y teológico se prepará un documento en el que, después de su aprobación por la autoridades eclesiásticas superiores, encontrará su expresión la posición de nuestra Iglesia.

Arcipr. P.V.: La Comisión Bíblica-Teológica, en relación con las escuelas teológicas de Rusia es, de hecho, "el cliente" de personal y proyectos. En su opinión, ¿en qué areas de las ciencias teológicas se siente hoy más aguda la falta de especialistas?

Mit. Hilarión: Los miembros de la Comisión Sinodal Biblica-Teológica son teólogos de renombre y competentes estudiosos de la Iglesia pero, cuando se hace necesario, nosotros invitamos a expertos en diversos campos, incluyendo a representantes de la nueva generación de jóvenes teólogos.

Entre investigadores y especialistas tenemos una cantidad considerable que se dedican a la Patrística, oriental y occidental. Esta tendencia debe ser desarrollada, ya que basarse en el Patrimonio de los Santos Padres es un punto importante y fuerte de la teología ortodoxa contemporánea. Aun así, esto no es suficiente.

Todavía tenemos pocos especialistas calificados en el derecho canónico –un área en la que la ciencia eclesiástica rusa estaba a la altura en la época de antes de la revolución.

En el campo de la bibliología, la situación está mejor. En los marcos de la Comisión fue creado un grupo de especialistas en el estudio de la Biblia, que está compuesto tanto por miembros de la Comisión, así como por expertos invitados. Independientemente de esto, los estudios bíblicos ortodoxos requieren de desarrollo, el cual exige no sólo consolidar las fuerzas, sino también educar una nueva generación de científicos.

Existe aun, evidentemente, una necesidad –la de teólogos sistemáticos. Esto es difícil de satisfacer debido a que para esto se requiere de especialistas no sólo de vasta erudición, y no sólo teológica, sino también filosófica, de cultural general y, en realidad, con la facultad de pensamiento sistemático, y que además de todo esto posean cierto don literario. En la etapa actual ante nosotros aun está el reto de alcanzar el nivel de los teólogos sistemáticos rusos, tales como el mitropolita Macario (Bulgakov). Espero que el desarrollo gradual de las diversas disciplinas teológicas servirá para la aparición de personas con capacidad de ofrecernos obras teológicas de carácter sistemático.

Arcipr. P.V.: Si hablar de las academias teológicas y las cátedras de teología de las universidades laicas ¿En qué ve Usted el objetivo de cada una de estas escuelas científicas, que difieren mucho unas de las otras en cuanto a estructura y administración?

Mit. Hilarión: La tradición teológica de las academias es una parte integral de la educación superior teológica de Rusia. Es su núcleo y una base sólida. La principal tarea de las academias teológicas es la elevada formación de sacerdotes, obispos y pastores. En este campo tampoco hemos logrado el nivel de antes de la revolución, ya que en aquel entonces la formación académica tenía un sólido componente tanto científico general como humanitario.

Las instituciones teológicas, cátedras, departamentos y facultades en las universidades seculares, es una experiencia nueva pero, el surgimiento de éstas, está dictado, principalmente, por objetivos teológicos- educativos y misioneros, que están hoy ante la Iglesia. Se hace necesario seguir desarrollando estas instituciones, utilizando la ventaja que tienen de acuerdo a su estatus, es decir, su inclusión en la universidad. Esta inclusión no sólo ayuda a restablecer y mantener a la teología como parte legítima e integral de la educación y la cultura, sino que también permite a la teología entablar un diálogo e interactuar con las ciencias profanas, sobre todo las de humanidades. Esto facilitará el desarrollo y el enriquecimiento de nuestra teología, adquirir la habilidad de hablar con el mundo, pero, por supuesto, es necesario que la llamada "teología secular" no pierda su conexión viva con la vida de la Iglesia. Este peligro existe, y es necesario siempre recordar sobre esto, ya que la teología ortodoxa, fuera del Servicio Divino y de la vida espiritual, está condenada a la degradación.

Arcipr. P.V.: La Comisión Sinodal Biblica-Teológica fue ampliamente conocida gracias a la organización, por parte de ella, de las conferecias teológicas de la Iglesia Ortodoxa Rusa, que reunieron a los mejores teólogos de todo el mundo. ¿Se continuará con la tradición de celebrar esas conferencias, o habrán cambios en su organización?

Mit. Hilarión: La tradición de efectuar conferencias internacionales de teología, sin lugar a dudas, va a continuar. Los materiales de las conferencias que ya se han llevado a efecto son una importante contribución a nuestra teología y reflejan la dinámica de su desarrollo. Ahora se están preparando, para su publicación, la colección de los materiales de la última conferencia denominada: "La vida en Cristo: la moral cristiana, la tradición ascética de la Iglesia y los desafíos de la edad contemporánea", que se celebró en noviembre de 2010.

En lo que se refiere al formato y a la estuctura temática de las conferencias, en todo esto, podrían ser posibles algunos cambios. Este problema también se debatirá en la sesión plenaria de nuestra Comisión.

Arcipr. P.V.: En conclusión, permitanos, Monseñor, escuchar de Usted sus deseos para la redacción, los autores y los lectores del portal "Bogoslov.Ru", precisamente, como presidente de la Comisión Sinodal Biblica-Teológica.

Mit. Hilarión: Deseo a la redacción, y a los autores del portal "Bogoslov.Ru", siempre recordar sobre la responsabilidad que recae sobre quien se dirige a tan vasta audencia con el discurso teológico, y aumentar gradualmente el nivel teológico- científico de las publicaciones. A los lectores les deseo, que el conocimiento de los materiales del portal les sirva, no sólo para ampliar el horizonte teológico, sino también para afianzar la fe ortodoxa en ellos.

Palabras claves:
Ver también:
добавить на Яндекс добавить на Яндекс