Функционирует при финансовой поддержке Федерального агентства по печати и массовым коммуникациям

Entrevista con el arcipreste Vasilios Fermos. Parte 1

1 Mayo 2012
Para continuar con el tema acerca de la vida espiritual de los niños y los adolescentes se les ofrece a los lectores la entrevista con el arcipreste Vasilios Fermos (Βασίλειος Θερμός / Vasileios Thermos), candidato en teología, profesor de teología pastoral, psiquiatra, dedicado a la psicoterapia de niños y adolescentes, autor de numerosos libros y artículos. En esta primera parte de su entrevista el padre Vasilios responde a las preguntas que están relacionadas con el orden de la vida espiritual de los niños menores de 7 años de edad.

Los niños pequeños siempre son ruidosos, corren, juegan, conversan, lloran, y pueden incomodar a los demás. ¿Es necesario traer a los niños al comienzo de la liturgia, o será mejor traerlos ya al final, sólo a la comunión?

Sería bueno alternar las dos cosas. Los padres deben explicar a su hijo que las otras personas necesitan de silencio para orar. Si el ruido continúa, entonces, y si esto es posible, tratar de salir con el niño a la calle por un corto plazo y regresar de nuevo. A veces se puede traer al niño más temprano, y discutir con él todo de antemano. Si al niño lo traen al final, entonces es bueno que uno de los padres venga con el niño más tarde, y que el otro estuviera desde el comienzo para lograr rezar en maitines[i], y en la liturgia, y la próxima vez  los padres puedan cambiar. Los feligreses adultos deben también aprender a ignorar un poco de ruido.

¿Con qué frecuencia se debe administrar el sacramento de la comunión a los niños pequeños? ¿Tan a menudo como sea posible? ¿Todos los domingos? ¿Cada mes?

Tan a menudo como sea posible, y por lo bueno de la gracia, y para la formación de la experiencia personal y los hábitos en el alma del niño desde la primera infancia. Aunque, por supuesto, es necesario abordar el caso con  razonamiento. Por ejemplo, si son muchos comulgantes, y el sacerdote es uno y de edad, pues, no sería correcto fatigarlo demasiado.

Sucede a menudo que los niños que son llevados rara vez al templo, no quieren comulgar porque tienen miedo, le tienen temor al sacerdote, como a un médico, lloran, etc. ¿Cree Usted que es posible, en tal caso, administrar el sacramento al niño incluso a la fuerza?

Muchos así lo hacen, pero a mí eso personalmente no me gusta. Tal vez, entonces, sería mejor que el niño comulgara de último, así él varía como comulgan los otros niños. Tal vez se tenga que esperar varios años, hasta que crezca. En cualquier caso, ayuda bautizar al niño tempranamente, a los 3-6 meses, a esto deben estar dirigidos nuestros esfuerzos pastorales. Hay que asegurarse de que los padres nunca amenacen al niño, por ejemplo, que el sacedorte lo castigará por algo, porque entonces su miedo si que estará justificado.

¿Qué pueden hacer los padres con niños de 4-7 años para que estos no hagan ruido en la Iglesia, y no se aburran durante los Oficios Divinos? ¿Qué podemos darles a hacer mientras duran los Oficios Divinos? En algunas iglesias de Rusia se organizan salas especiales para los niños, en donde ellos se quedan con dos o tres padres de familia, y todos los demás rezan en el templo. ¿Qué piensa Usted acerca de esta solución del problema? ¿Existe en Grecia una práctica igual?

Por desgracia, no, a excepción de unas pocas iglesias que tienen dos pisos, allí es más fácil. Creo que es una buena idea la de organizar ese tipo de salas especiales o pórticos separados por un cristal con transmisión de audio, como he visto hacer en los Estados Unidos. Pero incluso de existir tales instalaciones, nosotros siempre podemos preguntar al niño si no quiere ir brevemente a la misma liturgia, y luego volver.

¿A qué edad los niños deben comenzar a confesarse?

Antes decían que a partir de los siete años, pero en nuestros tiempos la conciencia madura con mayor rapidez, por lo que se podría empezar ya de cinco. Pero debemos ser muy cuidadosos con la confesión en esa edad para evitar errores que dejarían una huella imborrable en el alma. La confesión no debe convertirse para el niño en una reprimenda. La confesión debe ser algo agradable, un tipo de charla sobre Cristo, que también deberá llevar al reconocimiento de los errores.

¿Con qué frecuencia se deben confesar  los niños pequeños?

Quizás, los más pequeños, en las fiestas mayores, los  niños de más edad, también cuando incurran en algún pecado grave. Los padres pueden en algún momento apropiado ofrecerle al niño ir a la confesión.

¿A qué edad deben los niños empezar a ayunar? ¿Cómo debe ayunar un niño pequeño? ¿El ayuno debe estar relacionado con la comida, las diversiones? ¿A qué edad y cómo los padres deben explicar al niño el significado del ayuno?

Se debe explicar desde la más temprana edad, y animar a los niños a expresar su amor y gratitud a Cristo haciendo algún sacrificio. Puede ser un alimento, un dulce, un juguete, que él quisiera comprar, etc. Sería muy bien que toda la familia los miercoles y los viernes observaran el ayuno, claro, con cierta condescendencia hacia los niños. Antes del comienzo de los ayunos largos se puede charlar con el niño para acordar la forma en que él puede ayunar (un poco al principio y un poco al final). Se debe recordar que el sentido del tiempo en los niños es muy diferente. Un día para un niño de 4-7 años dura toda una eternidad!

¿Cómo debe, y debe en general ayunar un niño antes de la Comunión?

Incluso una pequeño sacrificio hecho la noche anterior, antes de la comunión, ya de por sí alcanza su meta.  Tal vez, para los niños menores de 5 años ni siquiera es necesario ese tipo ayuno, ya que para ellos, sacrificio, es ya de por sí el hecho de no comer antes de la comunión. Por supuesto, en Rusia, donde la comunión es probable que comience entre las 11-12 horas, si el niño es de 3-4 años, si él se despierta temprano en la mañana, y antes de la comunión quedan aun varias horas, seguramente, puede comer un poco.

¿Cómo un niño pequeño puede orar en su casa?

Y él solo, y con su familia. Es bueno que al principio sea una oración de toda la familia, para que el niño logre aprender el hábito de orar. Se pueden recomendar libros, en los cuales hay oraciones especiales para los niños. Otra cosa buena es que los niños hagan postraciones. Yo también creo que es bueno que los padres enseñen a sus niños a orar no sólo por su familia y sus amigos, sino también por niños que mueren de hambre y que están enfermos, de pueblos distantes, por personas desconocidas que necesitan ayuda, etc.

¿Cómo los padres deben hablar con un niño menor de siete años de Dios y la Iglesia? ¿Es necesario esperar las interrogantes del niño?

No, los padres deberán hablar por propia iniciativa, narrar  a los niños en primer lugar los relatos de las Sagradas Escrituras y la vida de los santos. En Grecia se han publicado muchas vidas de santos para los niños.

 

Entrevistado por A. Saminskaya


[i] En la práctica litúrgica griega por la noche sólo se efectuan las Vísperas, los Maitines se hacen siempre en la mañana antes de la Liturgia.

Palabras claves:
Ver también:
добавить на Яндекс добавить на Яндекс